977 326 149

Si un empleado incumple de forma grave sus obligaciones laborales, la empresa para la que trabaja tiene el derecho de ejecutar un despido disciplinario. ¿Cuáles son estas faltas graves? Os hablamos de algunas de ellas a continuación.

Faltas de asistencia y de puntualidad injustificadas

El Estatuto de los Trabajadores no estipula el número de faltas exactas que justifican un despido disciplinario, son los Convenios Colectivos los que tienen que establecerlo. Antes de decidir si despedir o no a un trabajador por este motivo, es recomendable indagar el motivo que le ha llevado a faltar y no dejar de lado el factor humano.

Ofensas verbales o físicas

En este apartado se incluyen tanto las ofensas tipo insultos, amenazas o chantajes, como los ataques físicos por parte del empleado. Ambas opciones son motivo directo y justificado de despido disciplinario. Las faltas de respeto no se deben consentir en un ambiente laboral, ni entre iguales, ni tampoco de superiores a empleados.

Desobediencia e indisciplina

Esta desobediencia del empleado debe ser debidamente probada y justificada antes de llevar a cabo el despido disciplinario. De lo contrario, este despido podrá convertirse en nulo.

Si te han despedido y no estás de acuerdo con el motivo, en Ramírez García Abogados te asesoraremos para que puedas denunciarlo como improcedente. Contamos con especialistas en reclamaciones por incumplimiento de contrato. ¡Contacta con nosotros!