977 326 149

Un matrimonio quiere divorciarse, dos hermanos están enfrentados por la herencia de un familiar recientemente fallecido, una pareja quiere entrar en juicio por la custodia de su hijo… En muchas ocasiones, evitar los juzgados y optar por una vía amistosa y de acuerdo entre las partes es mucho mejor. La mediación es una forma muy satisfactoria de resolver conflictos, si todas las partes así lo desean.

Lejos de adoptar un posicionamiento jurídico al respecto, la mediación tiene como premisa disminuir el distanciamiento entre las partes, y, en el mejor de los casos, llegar a un acuerdo realmente resolutivo de los conflictos en que se encuentren las partes.

La colaboración de las partes enfrentadas no se daría sin la figura del mediador, la tercera parte que se encarga de intermediar entre los dos interesados e intenta llegar a una resolución que sea beneficiosa para ambos. Normalmente las soluciones a las que se llegan tras una mediación son duraderas, estables y satisfacen a todos los interesados. Además de suponer menos dinero y evitar la innecesaria prolongación del conflicto que se da en los tribunales. Este método es muy recomendable para familiares, amigos, vecinos, socios… y todo tipo de grupos sociales que vayan a tener que relacionarse en el futuro.

En Ramírez García Abogados con especialistas en mediación de conflictos. Si necesitas cualquiera de nuestros servicios, no lo dudes, ¡contacta con nosotros!