Contrato de arras

Cuando formalizamos un contrato de compraventa y aportamos una cantidad dineraria en forma de arras, pero finalmente no podemos perfeccionar la compra, no siempre perdemos esta cantidad anticipada.

El contrato de arras sirve como compromiso y garantía de que se va a adquirir el inmueble, pero si no se cumple por culpa de la no concesión de financiación de la entidad financiera podemos recuperar nuestro dinero.  

El código civil catalán, en su artículo 621-49 establece que si la compra iba a ser financiada por un tercero y esta financiación no se consigue, habiendo tenido un comportamiento diligente el comprador, se puede desistir. En este caso se obliga también a que el vendedor devuelva el dinero ya aportado, restituyendo la situación inicial. 

Para salvaguardar nuestros intereses es recomendable que se incluya en el contrato de compraventa que la totalidad o una parte del precio va a ser pagada mediante un crédito. 

La pérdida de las arras se limita a los casos en que el desistimiento del contrato no está justificado o es imputable a una de las partes. Si nos deniegan el financiamiento, el incumplimiento sería imputable a un tercero, no a las partes. 

En este caso, se ha hecho todo lo posible por obtener un crédito, pero si no se nos concede no podemos pagar el precio y tampoco ser obligados a adquirir algo que no podemos pagar.

Posts relacionados