derecho a la intimidad en redes sociales

Derecho a la intimidad en las redes sociales

Actualmente, las redes sociales son una herramienta muy potente de publicidad. Es por ello que muchos negocios las utilizan para llegar al alcance de más personas. Es una práctica muy común que en negocios orientados a servicios, como por ejemplo peluquerías, tatuadores, salones de belleza, clínicas dentales o centros de cirugía, publiquen fotografías de los trabajos que realizan en sus clientes para aportar fiabilidad y confianza a sus seguidores y animarlos a que los contacten. Pero, ¿hasta qué punto esto es lícito? En el artículo de hoy hablaremos sobre la importancia del derecho a la intimidad en las redes sociales.

El derecho a la privacidad y su controversia

En la Constitución española se regula el derecho a la privacidad, en el artículo 18, los tres derechos fundamentales de la privacidad en España: derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen.

La controversia de esta práctica depende mucho del servicio del que estemos hablando, pues no es lo mismo publicar el resultado final de un peinado por una peluquería, en el que se ve únicamente a la clienta de espaldas siendo complicada identificarla, a publicar el resultado final de una mamoplastia, en que se ven partes íntimas del cuerpo de la clienta. Normalmente, cuando se realiza algún tipo de intervención, se firma un documento en el que se acepta la realización de fotografías. Pero la aceptación de que se realicen fotografías para comparar el resultado final o para fines científicos o médicos nada tiene que ver con su publicación y posible difusión a través de redes sociales.

Hoy en día existe mucha doctrina acerca de este tema, y recientemente la Audiencia Provincial de las Islas Baleares ha considerado el caso de la publicación de una mamoplastia en Instagram una vulneración del derecho a la intimidad y a la propia imagen que no posee ningún fin informativo, científico ni cultural y que no puede ser considerado un hecho de interés general por lo que en la ponderación de derechos se opta por que prevalezca el derecho a la intimidad en las redes sociales y a la propia imagen de los pacientes.

Prácticas recomendadas para proteger la privacidad en las redes sociales

La condena en este caso ha sido una indemnización de 8.000 euros, pero esta cantidad puede verse muy incrementada dependiendo de la vulneración y el nivel de difusión, por lo que si somos un negocio que suele emplear estas prácticas publicitarias, debemos tener mucho cuidado a la hora de publicar imágenes de los trabajos sin consentimiento del cliente. Por ello, es recomendable pedir permiso de forma escrita.

El Tribunal Supremo, cuando ha tenido que realizar una ponderación entre el derecho a la intimidad y a la propia imagen y el derecho a la información, ha establecido que: “La prevalencia del derecho a la información sobre el derecho a la imagen es mayor que sobre los derechos al honor y a la intimidad, siempre que sea algo con interés general”. Además de ser justificado y proporcionado. Y como interés general podríamos considerar que se de en casos en los que se trate de alertar de prácticas fraudulentas, engañosas o generadoras de riesgos para la salud, por ejemplo. Por lo que desvirtuar este derecho publicando imágenes en las redes sociales con un fin publicitario no nos sirve de pretexto.

En conclusión, para no tener problemas legales y poder ejecutar una buena campaña de publicidad en redes sociales, lo ideal es informar al cliente sobre nuestras pretensiones de publicar las imágenes y obtener su consentimiento. Si nos acercamos al terreno de la publicación de fotografías en los medios de comunicación, una persona particular puede verse afectada cuando no ha prestado su consentimiento y la imagen publicada puede menoscabar su honor, o constituir una intromisión en su esfera privada, vulnerando su derecho a la propia imagen.

Cuando se trata de una persona que protagoniza una noticia, y no ostenta ninguna situación de cargo o persona pública, esta puede solicitar que se respete su anonimato y que no se publiquen fotos suyas en las que se la reconozca. Es fundamental respetar el derecho a la intimidad en las redes sociales en estos casos.

Las leyes que protegen este tipo de actos son las siguientes:

La Constitución española, en su artículo 18.1 que “Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen”

Ley Orgánica de Protección Civil del Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen (Ley Orgánica 1/1982, de 5 de mayo), ARTÍCULO PRIMERO dice que “El derecho fundamental al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen, garantizado en el artículo dieciocho de la Constitución, será protegido civilmente frente a todo género de intromisiones ilegítimas, de acuerdo con lo establecido en la presente Ley Orgánica”.

Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, Artículo 1. Objeto de la ley dice que “El derecho fundamental de las personas físicas a la protección de datos personales, amparado por el artículo 18.4 de la Constitución, se ejercerá con arreglo a lo establecido en el Reglamento (UE) 2016/679 y en esta ley orgánica.

b) Garantizar los derechos digitales de la ciudadanía conforme al mandato establecido en el artículo 18.4 de la Constitución.”

El artículo 197 del Código Penal dice que “El que revelare secretos ajenos, de los que tenga conocimiento por razón de su oficio o sus relaciones laborales, será castigado con la pena de prisión de uno a tres años y multa de seis a doce meses”.

Si está enfrentando un problema relacionado con la privacidad en las redes sociales o simplemente desea asegurarse de que sus derechos están protegidos en el entorno digital, nuestros abogados especialistas en derecho civil están aquí para ayudarle. No dude en contactarnos para obtener más información y descubrir cómo podemos asistirle en estos asuntos.

Posts relacionados